2019-I

Ruth Bader Ginsburg

THE NOTORIOUS RBG

 “Fight for the things that you care about, but do it in a way that will lead others to join you”

RBG.jpg

Fuente:

Por: Angie Sorey Picón

El rol que tradicionalmente se le ha asignado a la mujer está cambiando. Existe a nivel mundial una lucha para que una de las formas de discriminación más silenciosa y a la vez más destructivas, la discriminación de género,  no siga constituyendo una limitante para que las mujeres desarrollen su proyecto de vida. Una de las mujeres y abogadas más representativas de esta lucha es la Magistrada de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg.

Ruth Joan Bader Ginsburg (RGB en adelante),  nació en 1993 en Brooklyn, Nueva York. Bader Ginsburg realizó su pregrado en artes en la Universidad de Cornell en donde conoció a quien sería su esposo Martin D. Ginsburg. En 1956, RGB entró a la escuela de leyes de la universidad de Harvard. Para aquella época no era común que las mujeres ocuparan un lugar dentro de un aula de clase y menos que estudiaran en facultades de derecho, una profesión predominantemente dominada por hombres. Durante una de las cenas realizadas por el decano de Harvard de la época, les preguntó a las nueve mujeres que hacían parte de la cohorte de 1956, que “justificaran como podían ocupar el lugar de un hombre”. Pese a esta dura realidad RBG ocupó los primeros lugares durante su primer año en la escuela de leyes, lo que le permitió ingresar al Harvard Law Review.

Luego que Marty se graduara como abogado de Harvard y fuese contratado en una firma de abogados en la ciudad de Nueva York, RBG decidió irse a vivir a la misma ciudad con él porque había sido diagnosticado con cáncer dos años antes, y quería acompañarlo en dado caso que tuviese alguna recaída durante el tratamiento; Es por esto que RBG solicitó ser transferida a la Universidad de Columbia donde obtuvo su título de abogada.

Pese a sus excelentes resultados académicos las firmas de abogados no la contrataban por el hecho de ser mujer. Su primera “pasantía” fue con el juez de la corte del distrito del sur de Nueva York Edmund Palmieri, gracias a que uno de sus profesores de Columbia amenazó al juez con no sugerirle más abogados de la Universidad para sus pasantías sino contrataba a RBG.

Su primer trabajo académico fue en la Universidad de Rutgers. A pesar de sus cualidades, se le informó que ganaría menos que sus pares hombres en razón a que su esposo tenía un trabajo bien remunerado. En 1972, sería contratada por su alma mater y sería coautora el primer “casebook” sobre discriminación de género. 

Entre 1973 y 1976, litigó en varios casos de discriminación de género ante la Corte Suprema. La estrategia de RBG consistió en atacar, uno a la vez, los estatutos discriminatorios, en vez de pedirle a la Corte que pusiera fin a toda la discriminación de género de un solo golpe. Así mismo seleccionaba demandantes masculinos para demostrar que la discriminación de género era perjudicial tanto para hombres como para mujeres. Las leyes atacadas incluían aquellas que en la superficie parecían beneficiosas para las mujeres, pero de hecho reforzaban la noción de que las mujeres tenían que depender de los hombres. Su defensa estratégica se extendió a la elección de palabras, favoreciendo el uso de "género" en lugar de "sexo".

En 1980 inició su carrea judicial cuando el presidente Jimmy Carterla nombró juez del Tribunal de Apelaciones del Distrito de Columbia, donde trabajo durante 13 años. En 1993 el presidente Bill Clintonla nominó como Magistrada de la Corte Suprema de Justicia y su nombramiento fue confirmado con una votación 96-3 en el Senado, convirtiéndose en la segunda mujer de la historia en ocupar un lugar en la Corte. 

RBG debe ser un ejemplo para las mujeres a nivel mundial y sobre todo para quienes estudiamos derecho. Aún nos encontramos frente una profesión que se encuentra dominada por hombres y donde el rol de la mujer, a pesar de ir creciendo, sigue siendo exponencialmente menor al de los hombres. No es imposible soñar con escuelas de leyes donde las decanas sean mujeres, las cohortes sean compuestos por 50% de ambos géneros, al igual las plantas de profesoras.

CONSTRUCTIVAS