QUERELLANDO

¡Y después no digas que no te avisamos! 

LÁNCESE QUE ACÁ HAY ESPACIOS
PARA TODOS

Foro Javeriano presenta una oferta que el lector no puede dejar pasar. Entregamos unos tips invaluables para acabar con las tardes de aburrimiento y con el exceso de tiempo libre: Cómo ser un precandidato presidencial. 

Por: Anónimo

¿Cansado de estar encerrado en su casa sin nada que hacer? ¿Cansado de hacer bailes en TikTok sin volverse tendencia? ¿Tiene una idea de negocio que no ha podido dar a conocer? No se preocupe, existe una solución. Solo tiene que ser colombiano de nacimiento (no importa que haya nacido en Chile, con que sus padres sean colombianos cumple con el requisito) y ser un ciudadano en ejercicio mayor de treinta años. Cumpliendo con ello usted podrá ser un precandidato presidencial. ¡Anímese, ya tenemos 32 casos de éxito y se siguen sumando! 

 

Si usted es una persona de amores y odios, de blanco o negro, el cielo o el infierno, tenemos el lugar indicado: los extremos. No tendrá que desgastarse buscando un consenso dentro de sus adeptos, la gente lo amará o lo odiará y eso a usted le dará igual. De hecho, el éxito de aquellos que han pertenecido a este grupo en el pasado radica más en sus contradictores que en sus seguidores. Una miniserie en YouTube sobre su vida es prueba fehaciente de que va por el buen camino. 

 

Es probable que se esté preguntando la razón por la cual, hablando de extremos, no hayamos tocado el tema de la izquierda y la derecha. Esto se debe a una cuestión de público conocimiento: da igual. Los extremos, como las herraduras, en sus puntas tienden a ser análogos. Por tal motivo, entrar a debatir si es de extrema izquierda o de extrema derecha solo incrementaría nuestros costos de transacción. Al final del proceso, cuando decida ser un candidato presidencial radical, se le asignará una inclinación política al azar.  

 

No hay por qué inquietarse, acá tenemos productos para todo tipo de clientes. Si usted se demora media hora buscando una película en Netflix; decidir a qué restaurante ir a comer es un martirio o no soporta que lo encasillen en un estereotipo, tenemos lo que necesita para ser precandidato presidencial: el centro. Uno de los principales beneficios de este producto es la construcción de su discurso a partir de los discursos de los demás precandidatos. Es decir, usted tomará los argumentos de sus contradictores con beneficio de inventario, solo aquello que sea popular y le funcione, el resto que les sirva a los extremos para generar náuseas o apego. Otro de los beneficios es que, si llegase a perder las elecciones, tendría un viaje todo pago a ver ballenas en el Pacífico, para alejarse de todos los estreses y tomarse unas merecidas vacaciones. 

 

Ahora, si usted siente (o más bien sabe, porque usted lo sabe todo) que está por encima de todo este meollo electoral y político, si nunca nadie los satisface, pero cree en un mesías que llegará y por eso sigue votando, el voto en blanco es lo suyo. Aunque con muy pocas posibilidades de lucro en primera vuelta y nulas en segunda, la opción Poncio Pilato le dará la autoridad para quejarse de cualquier problema venidero. No importan sus afiliaciones políticas, siempre habrá alguien más con la culpa de todo.  

 

No importa si sus comentarios son de izquierda un día y de derecha otro, al igual que las cometas usted va hacia donde sople el viento. Eso sí, apresúrese para pedir su puesto en el centro pues ha sido uno de los productos más solicitados. Tal ha sido el éxito del centro en los últimos tiempos que los extremos quieren acercarse a él, bien sea utilizándolo en su nombre o afirmando que Colombia lo que necesita es “democracia y paz” y no socialismo. Igual siempre existe la opción de al final pasarse todo por la faja y hacer lo que se le dé la gana. 

 

Para terminar y en aras de probar la seriedad de nuestra empresa, vamos a regalarle unos de los “tips políticos” totalmente gratis: Láncese por firmas. Así tenga una maquinaria de antaño detrás que lo esté respaldando, esta es una forma de ganarle unos meses a la ley y empezar hacer campaña en un término superior. Por otro lado, empiece a revisar trinos viejos de sus contrincantes, desde una coma mal puesta hasta una contradicción (no importan los años de diferencia entre los trinos) pueden servirle como capital de desprestigio, nadie tiene permitido cambiar de opinión. Por último, escoja desde ya su fórmula vicepresidencial. Esta persona debe personificar todo lo que usted representa, pero que al llegar a la casa de Nariño va a olvidar o ignorar. 

 

Eso sí, se le garantiza diversión, junto a los niños perdidos, en la isla de nunca jamás.