CULTURALES

La selección cambia de ruedas rumbo a Catar

REINALDO, SALVE USTED

LA PATRIA

Se rompe el paradigma del entrenador extranjero y, después de casi una década, regresa un nacional al banquillo tricolor. Reinaldo Rueda tiene una nueva oportunidad con un objetivo claro: clasificar a Colombia a la Copa del Mundo. 

Fuente:Archivo personal

Por: Juan Pablo Prieto

La suerte está echada, la Selección dio un ´timonazo´ y cambió de estratega en la misión Catar 20-22. El elegido, Reinaldo Rueda Rivera, quien, en mi opinión, es el candidato idóneo para enderezar el rumbo. Cuenta con la capacidad, experiencia y credibilidad para llegar nuevamente a la cita orbital. El vallecaucano asume el cargo con un panorama un tanto adverso, dado el escepticismo, fruto de las vergonzosas derrotas frente a Uruguay y Ecuador. 

De entrada, advierto, no considero que la situación sea tan crítica como la han venido planteando. Visto con perspectiva, la Selección se encuentra solo a dos puntos del quinto lugar y tiene una de las nóminas más importantes del continente. Si este deporte fuera lógico, dado el peso específico del plantel, el combinado patrio no debería tener mayores dificultades para su clasificación, sin embargo, como bien sabemos, en el fútbol uno más uno no es dos.

Nuestra eliminatoria es volátil, pero no nos digamos mentiras, los dos grandes no se van a quedar por fuera. Brasil y Argentina tienen sus boletos asegurados. En consecuencia, quedan tres cupos, los cuales “teóricamente” estarían destinados para nosotros, los uruguayos y los chilenos. No obstante, el pasado reciente muestra a un Perú consolidado, a Paraguay sacando petróleo de las piedras y, el agravante, la sorpresiva cabalgata de los ´pelados´ de Ecuador. Esto, sin dejar de lado que Venezuela suele complicarnos la vida y que hay fútbol en La Paz.

Así pues, el reto inminente para “Triple R” es no alejarnos del preciado repechaje, por ello, resulta fundamental la próxima fecha de marzo. No puntuar frente a Brasil y Paraguay sería catastrófico, a mi modo de ver, un golpe fatídico de cara a nuestra aspiración mundialista. Idealmente, cuatro puntos, incluso tres; en un escenario menos optimista, compro dos empates. Ojo, para mí es obligatorio no perder en Asunción, por tratarse de un rival directo. 

Dos delanteros marcando goles en Atalanta, Cuadrado firme en Juventus, Ospina importante en Napoli, James y Mina rindiendo en Inglaterra, un par con regularidad en Porto, Falcao recuperado, Dávinson en auge. Es claro que Reinaldo tiene las herramientas, ahora bien, pienso que el tema pasa por lo mental. Cuesta creer, pero a veces cruzan el charco y se les olvida jugar. Al menos, eso nos mostraron en el Metropolitano y en el Casa Blanca de Quito. 

Al margen de la supuesta cama a Queiroz, un nuevo aire no viene mal, confiemos en que su salida sea un ´reseteo´ al chip. Necesitamos remover esos bloqueos que privan a los nuestros de hacer pases cortos, controles aparentemente sencillos y remates con buena dirección.  Esta generación tiene un rodaje importante, muchos vienen del proceso mundialista de Rusia y la mayoría estuvieron en la Copa América. Actitud, compromiso e inteligencia, todo es clave.  

El barco cambia de capitán empezando la travesía, al igual que en la eliminatoria hacia Brasil 2014. En aquel entonces resultó exitoso, esperemos que las cosas se den, y se pueda replicar la gesta de Pékerman. Los jugadores y el DT tienen la responsabilidad de reivindicar el estatus y la categoría de la Selección Colombia, propia de los últimos años. Si salimos bien librados de las dos finales que vienen, nos veo lejos de la UCI. Es crucial consolidar un equipo titular, para llegar con buenas sensaciones a los partidos de junio y a la Copa América.

El DT llega a ordenar la casa, absorber la presión del entorno hostil y a impregnarle identidad al equipo en tiempo récord. Hay que aterrizar los egos de los intocables, encontrar soluciones en jugadores con ritmo de competencia y, lo más importante, usar el sentido común, cero inventos. No puedo dejar de reconocer la ilusión que me causa la combinación entre el presente de nuestros jugadores y el estilo de Rueda. Ojalá vuelva el buen fútbol, hace falta.   

No sobra recordar que la primera experiencia de “Rei” fue muy similar a la actual, solo que, en aquella ocasión, asumió el cargo con un punto de doce posibles, y el destino era Alemania. Hace 17 años, el caleño encontró un antídoto, pero lamentablemente no contó con la efectividad deseada, tras un cambio notorio, el seleccionado quedó a un punto del repechaje.  Esta vez, las condiciones están dadas para que dicha fórmula llegue a un 100% de efectividad.