INVESTIGATIVO

FUERO DIVINO

Por: Martín Jaramillo

Leí el libro ‘Dejad que los niños vengan a mí’, escrito por el periodista Juan Pablo Barrientos, quien hasta hace una semana trabajaba para La W y renunció para montar un medio independiente llamado ‘Vorágine’. El libro cuenta varios casos de pederastia en Colombia, de los cuales sólo ha habido dos sentencias condenatorias para los sacerdotes, e incluso, la gran mayoría de lo casos ni siquiera llega un tribunal. 

 

La alta impunidad que se ve dentro de los pocos casos que llegan a la administración de justicia es causada porque la defensa de los sacerdotes y ministros religiosos se ampara del Concordato entre Colombia y la Santa Sede ratificado en 1973 para demostrar que existen ciertas prerrogativas para los sacerdotes; básicamente, según esto, son aforados. El Concordato fue declarado inexquible, en la mayoría de sus artículos, por la Corte Constitucional con la sentencia C-027 de 1993. La Corte argumentó que dicho tratado contrariaba principios como la igualdad, legalidad, debido proceso y dignidad humana, entre otros. 

 

Pues bien, para Procesal Penal I, cuyo final era de tema de libre escogencia siempre y cuando se relacionara con lo visto en clase, decidí hacer un podcast sobre el “fuero” de los sacerdotes en Colombia. Finalmente, después de varios intentos pude hablar con Juan Pablo Barrientos y me envió el expediente del caso de Mario de Jesús Castrillón, sacerdote condenado por los delitos de Acceso Carnal Abusivo con menor de 14 años y Acto sexual Abusivo con menor de 14 años. 

 

Para resumir la historia, sobre dicho fuero inexequible y sobre este expediente hice el podcast que acá les comparto.