CULTURALES

2019-II

Mujeres y Memoria

CASA SOCIAL DE LA MUJER: EL NUEVO EMPRENDIMIENTO DE ASODAMAS

El Museo de Memoria Histórica Casa Social de la Mujer es una iniciativa para la reconstrucción de memoria histórica de la mujer en el conflicto armado. 

Mujeres y memoria.jpg

Fuente: Archivo Personal

Por: Paula Andrea Tavera e Isabel Castrillón

El género femenino tiene un vasto recorrido y habría que mirar atrás, pero muy atrás, para poder admirar en su plenitud lo que han significado las mujeres para América Latina y en especial a Colombia, en una etapa de posconflicto. Escuchar y conocer sobre el trabajo que se ha realizado con las mujeres, no es sorpresa para los colombianos. En familia o con amigos se debate la solidaridad y el interés por la reconstrucción del tejido social en los territorios del país. La Asociación de Primeras Damas de Colombia (ASODAMAS) es la llave de oro para adentrar amablemente a un lente investigativo y emprendedor sobre la memoria histórica, la identidad y la expresión cultural de las víctimas del conflicto armado. Todos conmemoran con alegría infinita y, sobre todo, con el más entrañable reconocimiento esta gestión social.

 

ASODAMAS visibiliza historias que en el común de la sociedad quedan en el olvido, porque ingenuamente creemos que no afectan y que sólo los ciudadanos se atreven a observar desde un lugar privilegiado donde el conflicto no se vive en carne propia. Es así como se conocen diversos testimonios, como el de Virgelina Chará, una mujer, que ha vivido en medio de la guerra, y hoy la enfrenta a través de la composición de música de protesta. Esta mujer perdió a unos de sus hijos en el conflicto, y es una de las madres desplazadas por la violencia. Sin embargo, continúa su lucha como líder comunitaria vinculada a temas de derechos humanos y al Centro de Memoria, Paz y reconciliación; pese a las persecuciones, las violaciones y la ausencia de reparación por parte del Estado. En sus palabras “las mujeres víctimas nos reunimos, tejemos, cortamos y remendamos nuestra memoria del conflicto”.

 

La Asociación busca que mujeres como Virgelina, y todas las que de alguna forma reconstruyen la memoria histórica del país, tengan voz y espacios donde puedan ser escuchadas, donde se siga luchando por el empoderamiento de las víctimas de la guerra. El trabajo de esta organización sin ánimo de lucro va desde el “voz a voz” de las historias del conflicto, hasta la difusión de eventos sobre derechos humanos, la acción solidaria sobre territorios afectados, y la gestión social de proyectos como el Museo de Memoria Histórica Casa Social de la Mujer; un espacio donde se busca apoyar el emprendimiento, atender mujeres victimizadas por diversas circunstancias y reivindicar la lucha por el respeto al papel de las mujeres en la reconstrucción de memoria histórica, la paz y la reconciliación. En este sentido, se abre el debate sobre género y memoria histórica.

 

El cubrimiento de temas con enfoque de género en Colombia es un panorama borroso y complejo de plantear. La perspectiva sobre este caso es diversa y en este país, los ciudadanos llaman a discutir en profundidad las dimensiones de la equidad de género en un territorio minado de violencia; no es necesario explorar otras miradas extranjeras para analizar de raíz esta cuestión. Una serie de debates que se hablan “a calzón quitao” como dicen en el Caribe colombiano. El paso por ASODAMAS despeja los prejuicios sobre la definición de lo que es ser mujer, por lo tanto, obliga a investigar y precisar aspectos determinantes a la hora de pretender organizar una guía del proyecto de los Museos de Memoria Histórica de la Mujer en distintos municipios de Colombia. Una gestión dinámica que cuenta con el respaldo de profesionales, superando barreras y formulando constantemente preguntas sobre lo que ha de construirse. Se conoce que este proyecto hace parte del interés de muchas entidades en América Latina y a nivel nacional, generando una inspiración en medio de un mundo que se debate entre la injusticia social y la miseria. Su emprendimiento es la punta de lanza para generar pluralidad e inclusión para la apertura de nuevos horizontes de paz y reconciliación entre los colombianos. 

 

El empoderamiento de las mujeres está acordado y englobado universalmente por la paz y los derechos humanos. Se trata de instalar el tema en la agenda nacional de manera transversal, creando sensibilización social y respeto frente a las diferencias e implantando un fuerte lazo con la transparencia. Un paso firme que requiere inspiración, compromiso y resistencia. Colombia se ha erigido desde el inicio del proceso de paz con los grupos armados en tempo de sabiduría, amor y defensa hacia las víctimas, recalcando a las mujeres, en cuyas manos están depositadas las esperanzas del futuro.