ACTUALIDAD

“El magistrado es la ley que habla; la ley es un magistrado mudo”

 

LA NUEVA CABEZA DE LA

JURISDICCIÓN DISCIPLINARIA

Después de 30 años en funcionamiento, la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura es reemplazada por la Comisión Nacional de Disciplina Judicial.

 

Por:  Carolina Montoya

El Acto Legislativo 02 de 2015 estableció que la Comisión Nacional de Disciplina Judicial sería la encargada de ejercer la potestad disciplinaria sobre los funcionarios y empleados de la Rama Judicial, así como de examinar y sancionar las faltas cometidas por abogados en ejercicio. Esta reemplazaría a la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, que había sido establecida por la Constitución Política de 1991 como la máxima autoridad del sistema disciplinario de los funcionarios judiciales. 

 

Se esperaba que la Comisión Nacional de Disciplina Judicial diera inicio a su funcionamiento en el 2016 pero la reglamentación para presentar las ternas, que se realizó por medio del Decreto 1485, se llevó a cabo únicamente hasta el 2018. La Corte Constitucional intervino para fijar un término, indicando que se debía elegir a los integrantes de la Comisión a más tardar el 20 de diciembre de 2020. Finalmente, el pasado 2 de diciembre, el Congreso de la República escogió a los siete magistrados que van a conformar este Tribunal. 

 

La Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura fue la cabeza de la jurisdicción disciplinaria por 30 años, desde su creación en 1991 hasta la conformación de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial en el 2021. Esta tenía a cargo la administración de justicia en materia disciplinaria en cuanto a los abogados en ejercicio y a los funcionarios judiciales. Dentro de sus facultades también se encontraba la resolución de los conflictos de competencia que surgían entre Jurisdicciones. Sus decisiones en lo relacionado con esta materia eran sentencias que no estaban sujetas a ningún estudio posterior. El Tribunal continuaba funcionando a pesar del Acto Legislativo 02 de 2015 en virtud de que no se había constituido formalmente la Comisión y la función sancionatoria no podía suspenderse. Este vacío trajo problemas teniendo en cuenta que había magistrados que continuaron como integrantes de la Sala Jurisdiccional Disciplinaria por un término mayor a los ocho años correspondientes, y otros de sus magistrados estaban en provisionalidad. Esto afectaba la transparencia y la legitimidad de la Sala. 

 

Ahora que los siete magistrados que integran la Comisión fueron elegidos, ¿qué va a pasar con la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura? Este Tribunal manifestó que, teniendo en cuenta lo establecido por el Acto Legislativo 01 de 2015, sus actividades no cesarían hasta que se llevara a cabo la posesión de los magistrados de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial ante el Presidente de la República, Iván Duque. Se sostuvo que en el caso de parar de ejercer sus funciones antes de la posesión, se estaría incurriendo en abandono del cargo, y a su vez en una violación a la reserva de información en virtud de que los elegidos como integrantes de la Comisión aún no serían magistrados y no estarían facultados para conocer de dicha información. Carlos Darío Cano Diosa, presidente de la Sala Jurisdiccional Disciplinaria, afirmó que para garantizar la transición de su Tribunal a la Comisión Nacional Disciplinaria Judicial, el Consejo Superior de la Judicatura acordó suspender los términos judiciales de la Sala Jurisdiccional Disciplinaria por ocho días, desde el 11 de diciembre de 2020 hasta el 18 de diciembre del mismo año. El pasado 13 de enero de 2021 se llevó a cabo la posesión; se adelantó de manera privada y no se permitió el acceso de los medios de comunicación. Ahora le corresponde a la Comisión llevar a cabo los procesos que venían siendo adelantados por la Sala Jurisdiccional Disciplinaria. 

 

Los siete magistrados elegidos tienen un periodo personal de ocho años, no pueden ser reelegidos y no tienen competencia para conocer de acciones de tutela. Estos son: Magda Victoria Acosta, Alfonso Cajiao Cabrera, Juan Carlos Granados, Carlos Arturo Ramiro Vásquez, Mauricio Fernando Rodríguez, Diana Marina Vélez Vásquez y Julio Andrés Sampedro. Algunos de ellos fueron propuestos por el Presidente de la República y otros por el Consejo Superior de la Judicatura. Nuestro anterior decano, Julio Andrés Sampedro, quien además va a fungir como el primer Presidente de la Comisión, es el único de los siete magistrados que es abogado javeriano. Este Tribunal tiene ahora la responsabilidad de funcionar como el máximo órgano de la jurisdicción disciplinaria. ¡Los mejores éxitos para estos nuevos magistrados!