CULTURALES

SIETE EVENTOS QUE NETFLIX OMITIÓ EN “FORMULA 1: DRIVE TO SURVIVE - SEASON 3”

Fuente:Archivo personal

Por: Isabela Blanco y Federico Reyes

Como fieles fanáticos del automovilismo, esperamos ansiosos el estreno de la nueva temporada de “Formula 1: Drive to Survive” en Netflix. Para quienes no saben qué es, desde 2018, Netflix se ha adentrado en los garajes, oficinas y hasta los hogares de las escuderías más importantes de la industria y ha documentado el detrás de cámaras de lo que nosotros vemos en nuestros televisores cada fin de semana. Entre tomas inéditas y entrevistas con épicas personalidades, la serie resume, en buena medida, lo que sucede cada año. 

 

Sin duda, la temporada del 2020 es inolvidable. Cada carrera fue única y entre errores imperdonables, accidentes casi mortales y sorpresas absolutamente emocionantes, los fanáticos nos quedamos varias veces sin aliento. Fue una montaña rusa de emociones y estamos seguros de que más de uno terminó con los pelos de punta y los ojos aguados gritándole a la pantalla. No pudimos haber sido los únicos. 

 

Esta vez, Netflix capturó todos estos sentimientos; cada capítulo es más emocionante que el anterior. Sin embargo, hubo eventos relevantes que, lamentablemente (y no entendemos por qué), no fueron incluidos en esta nueva temporada. Aquí le explicamos los siete eventos que la productora excluyó y que usted debe tener en cuenta para la temporada del 2021: 

 

 1. “Hülkenback” al rescate

 

El COVID-19 hizo temblar hasta a los equipos de la Fórmula 1. Racing Point (anteriormente Force India, hoy Aston Martin) se vio en serios problemas en dos ocasiones. Primero, cuando Sergio “Checo” Pérez resultó positivo para coronavirus antes del Gran Premio de Gran Bretaña y el 70 aniversario de la Fórmula 1. Y luego, cuando su segundo piloto de cabecera, Lance Stroll, se retiró de la sesión de práctica del Gran Premio de Eifel en Nürburgring por reportar síntomas del virus. 

 

Ante tremendos “chicharrones”, Otman Szafnauer, al mando del equipo rosado, tuvo que buscar los reemplazos en cuestión de horas. En los dos casos, lo que la prensa estaba comentado era cierto: Nico Hülkenberg le echaría una mano a su antiguo equipo. 

 

Este piloto excepcional (que, tristemente, jamás pisó el podio) salió por la puerta de atrás cuando en el 2019, Renault decidió que el compañero ideal de Daniel Ricciardo no era él, sino el joven francés Esteban Ocon. No obstante, sorpresivamente en el 2020 recibió no una, sino dos “batiseñales” de Racing Point que lo trajeron de vuelta al pit lane, donde su desempeño no dejó nada que desear. 

 

2. En Hungría, ocurrió lo imposible 

 

Cómo olvidar el momento en el que más de una persona se comió las uñas, justo antes de que comenzara el Gran Premio de Hungría. En las vueltas previas a la carrera, Max Verstappen perdió el control de su Red Bull sobre una pista húmeda y terminó contra las barreras en la curva doce. Lo que a simple vista no parecía un choque muy fuerte, terminó destrozando el ala delantera del auto y la suspensión de la llanta que impactó directamente contra la barrera. Como pudo, Max llevó su Red Bull hasta la parrilla de salida, faltando únicamente veinte minutos para prender motores. Naturalmente, muchos ya daban por hecho que Max no correría ese día.

  

Con todo en contra, los mecánicos de Red Bull lograron arreglar la pieza y dejar el auto listo para correr. Ese día, la coordinación y determinación del equipo fue admirable, pues lograron lo imposible en cuestión de minutos.

 

Para sorpresa de muchos, Max obtuvo el segundo lugar y dedicó aquel triunfo a sus mecánicos, pues sin ellos Red Bull no habría podido sumar puntos en Hungría. Este fue, desde luego, uno de los momentos más impresionantes del 2020. 

 

3. El fin de la familia Williams

 

En este deporte, “competitividad” es sinónimo de “dinero”. El equipo que no tenga un presupuesto generoso con bastantes ceros, tiene fecha de caducidad y está destinado a desaparecer. 

 

En los años setenta, Sir Francis Owen Garbet Williams, después de una breve carrera como mecánico y piloto, fundó su propio equipo centavo a centavo. Con mucho esfuerzo y dedicación, el equipo Williams, en sus años dorados, ganó varios campeonatos. 

 

Tiempo después, Claire, la hija de Frank, asumió con el pecho inflado el cargo de Team Principal. No obstante, en los últimos años, el equipo ha venido decayendo fuertemente por problemas económicos. Al día de hoy es completamente normal que sus pilotos inicien cada carrera al final de la parrilla de salida y terminen la temporada sin acumular ni un solo punto. 

 

La temporada pasada fue el punto de quiebre y tristemente, Claire, entre lágrimas, tuvo que tomar la decisión de vender el equipo porque, de lo contrario, no iba a sobrevivir. La mujer que orgullosamente continuó con el legado de su padre e intentó levantarlo con las uñas, no tuvo otra opción que ceder las riendas del sueño de su familia a Dorling Capital. Esperemos que este sacrificio valga la pena y traiga frutos a la escudería. 

 

4. A George Russel se le cumplió el “milagrito”

 

Al igual que “Checo” y Stroll, el campeón del mundo contrajo el COVID-19 días antes del Gran Premio de Sakir. Por supuesto, la prensa no se demoró en especular quién sería el afortunado que manejaría el carro invencible. Entre todas las opciones posibles, la escudería alemana escogió a quien se rumora que, en unos años, podría ser el próximo campeón del mundo: George Russel. 

 

Como un sueño hecho realidad, Williams le dio su bendición a Russel para sustituir a Hamilton (quien inevitablemente ya había ganado el campeonato por puntaje). Este fue uno de los eventos más polémicos de la temporada por dos razones claves. Primero, porque el joven piloto tuvo un upgrade inesperado, quedando en la posición perfecta para demostrar su potencial. En principio, los resultados son distintos si un piloto, en lugar de manejar un carro poco competitivo, se sienta en el carro más fuerte de toda la Fórmula 1. Y segundo, porque esto probaría si Lewis es realmente talentoso o si, por el contrario, el carro hace la mayoría del trabajo. 

 

 

5. Sí, Mercedes también toma malas decisiones: le dañó el caminado a Russel y a Bottas en menos de 5 minutos 

 

Fue precisamente en Sakir donde Mercedes cometió un error que le costó la carrera. En este circuito, Russel, muy ilusionado, se sentaría en el auto que todos quisieran manejar junto a Valtteri Bottas, la segunda estrella de Mercedes. 

 

George lideró casi toda la carrera hasta que, faltando sólo veinticuatro vueltas, Mercedes tomó la decisión de que sus dos pilotos debían aprovechar la bandera amarilla para hacer un cambio de neumáticos. Pero esto no salió bien: los mecánicos confundieron y mezclaron los sets de neumáticos de ambos pilotos. Por eso, Russel tuvo que realizar dos pit stops seguidos y, para empeorar las cosas, una nueva parada en la vuelta setenta y nueve por una rueda pinchada. 

 

Después de semejante error, ninguno de los dos pilotos pudo recuperar la posición que tenían antes de parar en los pits, alejándose del podio y regalándole la tan añorada victoria al mexicano “Checo” Pérez. 

 

6. El regreso de un titán 

 

Básicamente, el 2020 sentó las bases de lo que serán las próximas temporadas de la Fórmula 1. Durante ese año, algunos equipos optaron por renovar los contratos de sus pilotos que estaban a punto de expirar (por ejemplo, Lewis Hamilton), mientras que otros prefirieron expandir sus horizontes y abrirle los brazos a nuevos talentos (tales como Mick Schumacher, Nikita Mazepin, y Yuki Tsunoda). En perspectiva, el cambio de pilotos fue una tendencia generalizada. 

 

En el caso de Renault (hoy, Alpine), la salida de Daniel Riccardo dejó una silla disponible. Por supuesto, como no es fácil llegar a estas instancias, cualquier posibilidad de entrar a la Fórmula 1 es una bendición. La prensa identificó una variedad de opciones que podrían ser el reemplazo del australiano pero, a pesar de los rumores, ese traje amarillo con negro ya tenía nombre y apellido: Fernando Alonso.

 

Luego de pasar por la IndyCar Series e intentar ganar las 500 millas de Indianápolis (sin éxito), haber corrido en 24 Horas de Daytona, las 24 horas de Lemans y el Rally Dakar, este ídolo veterano regresa a su hogar. Como leyenda, ídolo y campeón mundial, el español vuelve al ruedo pisando fuerte y con muchas ganas de dejar a todos boquiabiertos como en los viejos tiempos. 

 

7. Lewis Hamilton le quita la corona a Michael Schumacher  

 

Hamilton continúa rompiendo récords. En el 2020, a parte de convertirse en el piloto con más podios de la historia y con más victorias para una misma escudería, Lewis se convirtió en el piloto con más victorias en toda la historia de la Fórmula 1. 

 

Michael Schumacher había sido el máximo ganador en la competición con noventa y un victorias hasta el Gran Premio de Eifel en Nürburgring de 2020, donde Hamilton logró igualarlo. 

 

En este premio, se vio una de las imágenes más conmovedoras de la Fórmula 1: Mick Schumacher (el hijo de Michael Schumacher) le entregó el casco de su padre a Lewis en una ceremonia especial. Debemos recordar que Schumacher lleva más de siete años luchando por su vida tras el accidente que lo dejó en coma. Por eso, aquel día no fue únicamente de celebraciones, sino también una ocasión para recordar a uno de los pilotos más destacados de la historia.