ESPECIAL

“Jugamos como nunca, y perdimos como siempre”, Alfredo Di Stefano

Diversos comentarios sobre los mundiales

Los mundiales de fútbol están plagados de historia, exclusiones, marketing y hasta acuerdos internacionales secretos. ¿Qué otros hechos dignos de compartir conoce usted?

Imagen estadio.jpg

Fuente: Pexels

Por: José Javier Osorio Quintero

La fiebre mundialista que se apodera del mundo cada cuatro años es sencillamente inexplicable. El sentimiento que recorre las venas de los aficionados cuando corre la pelota hace que todos los problemas o preocupaciones desaparezcan. Los 90 minutos que dura el encuentro tienen un efecto dopamínico en los más “afiebrados”.

El fútbol, el deporte rey, puede tener tanto efectos de unir a los más disímiles o separar a los más amigos. Puede unir, casi que exclusivamente, a una sociedad y lograr que se comprometan y unan en torno a un fin.

¿Es el fútbol el único deporte de Colombia? No, pero pareciera.

A pesar del talento innegable de Colombia en múltiples deportes y el aparente estancamiento futbolístico, seguimos “endiosando” a los futbolistas sin reconocer – ni apoyar muchas veces – a otros cracks.

Hay colombianos que son reconocidos por ser campeones mundiales en atletismo, ciclismo, judo, clavado olímpico, boxeo, BMX, levantamiento de pesas, arquería, ajedrez, entre muchos más. En nuestro país, empero, estos campeones son casi desconocidos y nulamente apoyados.

Encuentros futbolísticos y encuentros militares

Es irónico como, dos países “enemigos”, se desafían a través de 22 representantes a la par que, en sus territorios, se enfrentan a muerte y destruyen todo a su paso. Tal es el caso de Estados Unidos e Irán, integrantes del actual Grupo B, quienes llevan varios años en fuertes tensiones y graves enfrentamientos. Quizá la más famosa de todas las tensiones entre estos dos países es la nuclear, o más recientemente, el ataque aéreo con drones que acabó con la vida de Qasem Soleimani, uno de los más importantes generales iraníes, y al menos 8 personas más, el 3 de enero de 2020.

Otro de los sonados casos de enfrentamientos deportivos que podrían remontarse a enfrentamientos campales, es el de España y Costa Rica; ambos del actual Grupo E. El 15 de septiembre de 1821 el país centroamericano logró su independencia.

Caso Colombia – Perú

En estas cortas reflexiones, es justo y necesario traer a colación el trascendental, pero desconocido Pacto de Lima. Este acuerdo internacional sui generis de no agresión, fue celebrado el 10 de octubre de 2017, en las instalaciones del Estadio Nacional del Perú y en presencia de miles de personas. Los “representantes plenipotenciarios” que lo convinieron fueron, nada más y nada menos, Radamel Falcao García por Colombia y Renato Tapia por Perú. Este convenio fue realizado con el objetivo de asegurar el paso de ambos países al Mundial de Rusia 2018. Consistió en no seguir atacando y sencillamente esperar a que se terminara el partido.

Caso Coca Cola – Brasil

La goleada que le metió la selección alemana a la brasileña, en el Mundial de Brasil 2014 no tiene precedentes entre países ganadores de la Copa Mundo. Sin embargo, el acto de empatía que tuvo Coca Cola en sus comerciales al transmitir que, los fanáticos no quieren hacer sentir mal a las personas de Brasil, y se ingenian la manera de decirles la hora o un precio sin mencionar el bochornoso 7 – 1 es, sencillamente, increíble. Puede ser, y de seguro lo es, una estrategia de marketing. Pero a mi, en lo personal, me encantó.

“Ricardo Jorge”

Otra de las cosas que esperamos los colombianos durante cuatro años, son los ocurrentes y risibles comerciales de Davivienda. El despistado y nervioso comentarista deportivo Ricardo Jorge, ha acompañado a los colombianos durante varios mundiales y, para mi, ya podría ser considerado Patrimonio Cultural de la Nación.

#EraGolDeYepes

No podía faltar uno de los hastags más recordados y de mayor sentimiento para los colombianos. Recuerdo ese 11 de agosto de 2014, viendo el partido en casa de mi abuelita, como si fuera ayer. Será un día marcado en mi memoria por siempre. No solo en la mia, aclaro, pues rectificando la fecha en internet me enteré que existe no solo una película con este nombre, sino también un restaurante de cómida rápida en la 90 con 84. No imagino qué encontraría con una búsqueda más a fondo.

Y así podría seguir mencionando historias que quedan en nuestra memoria. Mi invitación: atesore historias de los mundiales y disfrute este torneo al máximo, ya que es el primero sin Isabelita II y no sea que la próxima pandemia acabe con todo y todos.