ESPECIAL

La Criptomoneda y sus misterios

Foro Javeriano se adentra en los misterios de la criptomoneda, haciendo una simple guía para entender qué es y cuáles son sus beneficio. 

Screen Shot 2022-03-10 at 6.01.13 PM.png

Fuente: Unsplash

Por: Alejandra Lucía Vélez 

Hoy en día escuchar las palabras Bitcoin, blockchain y criptomoneda es más común de lo esperado. Algunos consideran que es el mejor invento que hemos tenido, otros consideran que es un salto al vacío, una inversión que no es soportada por nadie. Pero en verdad, ¿qué significan todas estas palabras? ¿Cómo funciona esta nueva forma de dinero digital? Y más que eso, ¿a quién deberíamos hacerle caso?

La criptomoneda es una nueva forma de dinero digital. Hay muchos tipos de criptomonedas, pero todas tienen las mismas cinco características, para que puedan ser llamadas criptomonedas:

  • Es digital: esto significa que solo existe en las computadoras.

 

  • Se transmiten de persona a persona (Peer-to-Peer): Las criptomonedas se transmiten de persona a persona en línea. Más específicamente a través de una red peer-to-peer (P2P). Es decir, se transmite en una red de ordenadores en la que todos o algunos aspectos funcionan sin necesidad de clientes ni servidores fijos, sino una serie de nodos que se comportan como iguales entre sí. Actúan simultáneamente como clientes y servidores respecto a los demás nodos de la red. Las P2P permiten el intercambio directo de información, en cualquier formato, entre los ordenadores interconectados.

 

  • Es global: La criptomoneda es la misma en todos los países. No hay una criptomoneda para Colombia y otra para España. Todas se pueden utilizar libremente entre países y a través de las fronteras.

 

  • Está cifrado: Las cuentas no usan nombres reales. En su lugar, a cada usuario se le dan códigos. Aquí es de donde sale la parte criptográfica de la definición de criptomoneda.  Crypto deriva del latín y quiere decir "oculto". Entonces, criptomoneda se traduce como dinero oculto.

 

  • Es descentralizado: En el mundo de las criptomonedas, no hay bancos. Cada uno está a cargo de su propio dinero. Las criptomonedas no son administradas por un servidor central, por eso decimos que están descentralizadas.

 

 

Para entender la criptomoneda hay que comprender el funcionamiento del dinero normal. El dinero en nuestros bolsillos no vale nada por sí solo, es solo papel y trozos de metal. Se nos permite intercambiar el dinero en nuestros bolsillos por bienes y servicios porque el gobierno dice que podemos. Esto se llama dinero fiduciario (Fiat): una moneda de curso legal que tiene valor sólo porque el gobierno lo dice. Sabemos que, en los supermercados, podemos intercambiar el Fiat por comida, está información es certera porque confiamos en lo que nos dice el gobierno.

Cuando tenemos más Fiat del que podemos guardar en nuestros bolsillos, abrimos una cuenta bancaria. Para eso, debemos proporcionar al banco nuestra información personal. Cuando nuestro dinero está en el banco, no podemos verlo, pero sabemos que está allí. Así que, básicamente, confiamos en el banco.

Los bancos son un ejemplo de lo que llamaríamos un sistema de terceros de confianza. Los bancos y los gobiernos son empresas de terceros en las que confiamos.

Las criptomonedas no necesitan bancos ni gobiernos. Los usuarios pueden enviarse dinero en línea, sin necesidad de confiar entre sí o en terceros.

Las criptomonedas permiten esto ya que registran cada transacción en una base de datos compartida llamada “blockchain”; que se comparte a través de miles de sistemas informáticos llamados nodos. Cada nueva transacción es verificada por un nodo. Si más de la mitad de los nodos están de acuerdo en que es válida, se agrega a la blockchain. A los nodos se les da una nueva moneda para verificar las transacciones, esto se llama minería. La minería se asegura de que sólo se agregue la información correcta a la blockchain. Una vez que se agregan transacciones, no se pueden cambiar ni eliminar.

Para hacer una transacción no es necesario dar tu nombre, dirección o fecha de nacimiento. La cuenta tiene una clave pública y una clave privada.  Para explicarlo mejor piense en las claves como si se tratara de una cuenta de correo electrónico: la clave pública es el nombre de usuario y la clave privada es la contraseña que utiliza. Necesita ambas para poder acceder a su correo.

 Aun así, la información no es pública. Los usuarios están ocultos, pero las transacciones no. Todos pueden ver las transacciones que ocurren en blockchain, pero no pueden ver los nombres de los usuarios detrás de cada transacción.

Mitos comunes:

Silk Road era un mercado negro en línea, como un Amazon o eBay ilegal, que utilizó Bitcoin como su principal moneda comercial. Los clientes podían comprar todo tipo de cosas, sin que nadie supiera quiénes eran. Muchas de estos productos eran ilegales como: drogas, bienes robados, armas e incluso tenían anuncios de asesinos. Fue cerrado en 2013, después de dos años de comercio.

La historia se hizo viral. Esto fue malo para la industria puesto que comenzaron a circular muchos conceptos erróneos en donde se vinculaba la criptomoneda con el crimen en línea. Algunos de los malentendidos más comunes creados a partir del incidente son los siguientes:

  1. Las criptomonedas son buenas solo para los delincuentes. La característica de ser cifrada y descentralizada hace que las criptomonedas sean atractivas para los delincuentes. Sin embargo, los ciudadanos respetuosos de la ley también pueden beneficiarse de ellas.

  2. Puede realizar transacciones anónimas utilizando todas las criptomonedas.  Por alguna razón, muchas personas equiparan Bitcoin con el anonimato. Pero, casi todas las transacciones realizadas utilizando criptomonedas se realizan en blockchain pública. Algunas criptomonedas, como Monero, priorizan la privacidad, lo que significa que ningún extraño puede encontrar la fuente, la cantidad o el destino de las transacciones. Sin embargo, la mayoría de las otras criptomonedas, no operan de esa manera.

  3. Toda la actividad de blockchain es privada.  Muchas personas creen falsamente que la tecnología blockchain no está abierta al público y es accesible solo para una red de usuarios comunes. La mayoría de tecnología detrás de criptomonedas famosas como Bitcoin son accesibles para el público. Literalmente, cualquier persona con una computadora puede acceder a las transacciones en tiempo real.

 

Las criptomonedas están aquí para hacer que las transacciones sean más fáciles y rápidas. Pero antes de aprovechar estos beneficios, sus usuarios deben tener en cuenta tanto los pros como los contras.

En los beneficios más destacados de las criptomonedas podemos encontrar las derivadas de su descentralización como lo son:

  1. Reducir la corrupción: Con un gran poder viene una gran responsabilidad. Pero cuando se da poder a una sola persona o entidad, las posibilidades de que abusen de ese poder aumentan. Las criptomonedas tienen como objetivo resolver el problema del poder absoluto distribuyendo el poder entre muchas personas o, mejor aún, entre todos los miembros de la red. Esa es la idea clave detrás de la tecnología blockchain.

  2. Dar a la gente la carga de su propio dinero: Con el Fiat, básicamente se está regalando todo el control a los bancos centrales y al gobierno. Si confía en su gobierno, eso es genial, pero hay que tener en cuenta que, en cualquier momento, su gobierno puede simplemente congelar su cuenta bancaria y negar su acceso a sus fondos. Por ejemplo, en los Estados Unidos, si no tiene un testamento legal y es dueño de un negocio, el gobierno tiene derecho a todos sus activos si fallece. Algunos gobiernos pueden incluso simplemente abolir los billetes de banco como lo hizo India en 2016. Con las criptomonedas, usted y solo usted puede acceder a sus fondos.

  3. Eliminar al intermediario: Con el dinero tradicional, cada vez que realiza una transferencia, un intermediario toma una porción. Con las criptomonedas, todos los miembros de la red en la cadena de bloques son ese intermediario; su compensación es diferente a la de los intermediarios de Fiat y, por lo tanto, es mínima en comparación.

  4. Servir a los no bancarizados: Una gran parte de los ciudadanos del mundo no tiene acceso o acceso limitado a sistemas de pago como los bancos. Las criptomonedas buscan resolver este problema mediante la difusión del comercio digital en todo el mundo para que cualquier persona con un teléfono móvil pueda comenzar a realizar pagos.

 

Como cualquier cosa en la vida, las criptomonedas vienen con su propio bagaje de riesgo. Para operar se debe evaluar y comprender los riesgos de antemano. Los riesgos más comentados incluyen su volatilidad y su falta de regulación. La volatilidad se salió especialmente de control en 2017, cuando el precio de la mayoría de las principales criptomonedas se disparó por encima del 1.000 por ciento y luego se desplomó. Sin embargo, a medida que la exageración de la criptomoneda se ha calmado, las fluctuaciones de precios se han vuelto más predecibles y han seguido patrones similares de acciones.

La regulación es otro tema importante en la industria. Lo curioso es que tanto la falta de regulación como la exposición a las regulaciones pueden convertirse en eventos de riesgo para los inversores en criptomonedas.

Nuevamente es importante resaltar que cada usuario debe tener un plan y una estrategia para la manipulación de las criptomonedas. Incluso si su transacción es algo de una sola vez y no desea escuchar nada sobre sus activos criptográficos durante los próximos años, debe obtener un conocimiento mínimo respondiendo a:

  1. Qué comprar

  2. Cuándo comprar

  3. Cuánto comprar

  4. Cuándo vender

Para responder dichas cuestiones puede referirse a “Cryptocurrency for Dummies”, “Blockchain revolution” o “Bitcoin standard” entre otros.