ESPECIAL

Ahora los partidos de Catar tendrán sentido

Manual para “Dummies” sobre el mundial de fútbol

Si usted es como yo y no entiende absolutamente nada de fútbol, quédese, porque este artículo es para usted.

entrenador.jpg

Fuente: Pexels

Por: Eduardo Aldana Salazar

 ¿Acaso usted es de los que al leer “VAR” piensa que se equivocaron y escribieron mal “BAR” o qué eliminatorias son únicamente en los reality shows? Estamos en esa época de la vida donde todas las conversaciones giran alrededor de una sola cosa, el fútbol; y seguramente muchos de ustedes no tienen ni la menor idea sobre lo que es el mundial. Por eso nos pusimos en contacto con Antonio Casale, un verdadero conocedor de fútbol, para qué nos diera una guía sobre cómo funciona este magno evento deportivo.

 

Foro Javeriano: ¿Cuántos equipos participan en el mundial? Y ¿siempre es el mismo número?

Antonio Casale: En este mundial van a participar 32 equipos y es así desde Francia 1998. Empiezo desde atrás: en 1930 fueron cuatro equipos; durante la Segunda Guerra Mundial no hubo mundiales; volvieron en los 50s y hasta el 78 fueron 16 equipos; desde el 82 hasta el 94 fueron 24; desde el 98 hasta este mundial van 32 equipos y partir del mundial de 2026 van a ser 48 equipos.

 

FJ: ¿A qué se deben estos cambios?

A.C: Eso se da por varias razones; una de las principales es la inclusión. La FIFA vende una idea, y es que todos tengan oportunidad de jugar. El año pasado tenían cuatro o cinco países más afiliados que la ONU.

 

FJ: ¿Cuál es el proceso que deben tener los equipos para entrar al mundial?

A.C: La FIFA tiene algo que se llaman las confederaciones; estas son regionales. La UEFA, por ejemplo, es la que rige todo el fútbol europeo. Europa tiene un número de cupos en este mundial, que son 16, ya cuando sean 48 estarán por definirse. Entre ellos juegan una eliminatoria para escoger unos clasificados. África tiene su confederación africana de fútbol, Asia tiene su cooperación de Asia y Oceanía. Suramérica tienen la CONMEBOL que son los diez países de Sudamérica; Centro y Norteamérica tienen la CONCACAF. En cada confederación se tiene un número de cupos asignados. Ellos escogen el formato de sus eliminatorias. La FIFA tiene siempre dispuestas las fechas para eso. Es decir, hay unas fechas en donde no hay competiciones de clubes, que son los equipos de cada país. Estas fechas están destinadas únicamente para que jueguen las selecciones y ahí juega las eliminatorias.

 

FJ: ¿Cómo hace la FIFA para decidir cuantos cupos tiene cada confederación?

A.C: Ahí hay medidores, como el número de países. Por ejemplo, Europa es el que más países tiene, pues tiene más cupos, pero, al mismo tiempo, es el continente más influyente deportivamente, eso tiene cierto peso. Suramérica tiene menos cupos, pero, porcentualmente, tiene más cupos, me explico. Para diez países, se tienen cuatro cupos y medio, cuatro que clasifican directamente y el quinto que juega un repechaje contra el equipo que va de repechaje de Oceanía. Estamos hablando del 45% los países, mientras que en Europa tienen más cupos, pero es para el 40% de los países.

 

FJ: ¿Una vez escogidos los equipos ¿Cómo se juegan los partidos?

A.C: Todos los países del mundo tienen sus propias competencias, estas pueden ser continentales, por ejemplo, en América se jugará la copa América, además de la eliminatoria. En estas competencias van haciendo puntos para algo que llaman ranking FIFA. Los ocho mejores clasificados de ese ranking son la cabeza de serie del grupo. Se pone cada uno de primero, en cada uno de los ocho grupos. Del nueve al dieciséis son los segundos de cada grupo y los sortean para ver en qué grupo quedan y así del dieciséis al veinticuatro del veinticuatro al treinta y dos.

 

Si algún país como Colombia que es diecisiete no clasifica al mundial, se corre un puesto de ese medidor para ser cabeza de serie. Eso se hace así para que no queden en la primera ronda dos de los mejores ocho, y no se eliminen entre sí. Entonces, en ocho grupos de cuatro, juegan todos contra todos en su grupo. El que gane cada partido tendrá tres puntos, el empate un punto y la derrota cero puntos. Y los dos primeros de cada grupo pasan a la siguiente ronda. Ahí quedan dieciséis equipos, pero esos dieciséis, ya no van a jugar por grupos, sino que van a jugar por enfrentamiento directo. Es decir, el que gana sigue, él que pierde, se va a casa. De dieciséis quedan ocho, de esos ocho quedan cuatro y de esos cuatro quedan los dos que van a la final.

 

FJ: ¿Cómo hace la FIFA para elegir a un país como sede?

A.C: La adjudicación se da por muchas razones, el dinero es un factor importante, Por ejemplo, la adjudicación de Qatar por detrás tuvo un lío y un escándalo de corrupción privada que desencadenó en una investigación del FBI. La FIFA también lo piensa como inclusión, para darle un mundial a cada continente. También cada país postulado debe tener cierta capacidad hotelera, turística, de estadios y de comunicaciones mínima, además de estar dispuesto a que todo lo recaudado en términos de derechos de televisión y taquillas sean para la FIFA. Al país organizador le queda lo del turismo básicamente. También la rotación se hace por continentes, este mundial va para Asia, el que viene va a para a centro y Norteamérica, el que sigue debería ser para Suramérica, después debe ir para Europa.

 

FJ: ¿Qué es el VAR? Y ¿Por qué es tan nombrado?

A.C: El VAR viene desde el 2016. Para la eliminatoria del 2014, Francia clasificó al mundial con un gol, hecho con la mano y el árbitro no se dio cuenta y por eso la FIFA decidió meterles tecnología a los partidos. Hay unos ayudantes arbitrales que están en la tribuna con todas las cámaras de televisión disponibles para revisar jugadas polémicas. Cuando hay una jugada polémica que el árbitro no la ve, lo llaman y le dicen que la vea en el televisor. Él va, sale por la mitad y le ponen la repetición en el televisor para que así pueda tomar la determinación con ayuda tecnológica.  Lo que pasa es que el reglamento del fútbol tiene muchísimas jugadas qué tienen que ver con la interpretación. El tener que tomar decisiones basadas en la interpretación con jugadas grabadas es muy difícil.  La polémica está porque mucha gente dice que el VAR vino a complicar todavía, más simplemente es un reglamento que ya de por sí era complicado y que dejaba demasiado a la interpretación.

 

FJ: ¿Considera que el VAR lo ha vuelto más justo o legal?

A.C: No, yo considero que lo más bonito del fútbol es que es tan injusto como la vida. Sí, hay que buscar la justicia, pero esto ha demostrado que la justicia absoluta es imposible de lograr. Entonces lo que hacemos es complicarnos vida, quitándole la naturalidad al juego.

 

FJ: ¿Por qué hay un balón diferente en cada mundial? ¿Cambian en algo?

A.C: Desde el mundial del noventa los materiales utilizados para el balón lo han hecho un poco más ligero, es decir que cuando se moja se hace más pesado. Pero ahora son cambios de edición, básicamente, de marketing, de tener el balón del mundial de 2014 o del 2018 o el 2022. Pero desde el 2010 que fue el último gran cambio tecnológico que fue el “jabulami”, era un balón muy ligero, pero, por el contrario, para el mundial del 2014 se volvieron un poquito para atrás y lo hicieron un poco más pesado. Hoy en día es un balón muy perfecto y básicamente lo que cambia es el diseño.

 

FJ: ¿Tienes alguna anécdota curiosa sobre los mundiales que nos pueda compartir?

A.C: Mi primer mundial fue de 2006 y tuve la fortuna de asistir a la gran final. Estuve el día del retiro de Zinedine Zidane, que es uno de los más grandes jugadores de toda la historia y era un tipo impoluto. Nadie tiene una queja de él, por su comportamiento, ni por nada, pero, ese día faltando tres minutos para la final, y un jugador italiano, Materazzi, lo provocó, pero fue una provocación normal de fútbol y Zidane reaccionó metiéndole un cabezazo en el pecho; lo tumbó al piso y le pusieron tarjeta roja. Es algo tan curioso como singular y creo que eso no se vuelve a ver nunca más.

 

Esperamos que después de haber leído esta entrevista, tenga una poco más claro de que es lo que están hablando sus amigos más futboleros. Y porque no, hasta comentar algo de lo que está viendo en la pantalla.