INVESTIGATIVO

Unidos por el Chiribiquete 

 

CHIRIBIQUETE: EL CERRO DONDE SE DIBUJA 

El Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete, es un paraíso natural arqueológico colombiano, con más de 75.000 pinturas rupestres y cientos de especies de flora y fauna, los Guardianes del Chiribiquete protegen el territorio. 

Fuente: Pexels.com

Por: Carmen Botero

El Parque Nacional Natural está ubicado entre los departamentos de Caquetá y Guaviare, con una extensión aproximada de 1’280.000 hectáreas. En el 2018 la UNESCO lo declaró patrimonio cultural y biológico de la humanidad por su biodiversidad de flora y fauna, al igual que su componente cultural de más de 75.000 pinturas rupestres de más de 20.000 años. En cuanto a su riqueza de ecosistemas el territorio cuenta con un registro de más de 2.000 especies de flora, 16 de ellas son encontradas únicamente en Chiribiquete. Por otro lado, es importante resaltar que se han hallado más de 380 especies de fauna, incluyendo al jaguar, de las cuales 28 son especies amenazadas. 

 

Considerando la riqueza del Parque Natural colombiano, el Gobierno y comunidades se han responsabilizado por el cuidado y la preservación del territorio. Carlos Castaño-Uribe, autor del libro Chiribiquete la maloka cósmica de los hombres jaguar fue el antropólogo y arqueólogo que encontró el territorio. Castaño-Uribe se dirigía al sur del país al Parque Nacional Amacayacu en una avioneta, tuvieron que desviarse por cuestiones climáticas. Al acercarse vieron la formación geológica de tepuyes, diversidad de flora y fauna al igual que las pinturas rupestres. Desde entonces el antropólogo se dedica a proteger e investigar más sobre este, con el propósito de conocer más del lugar y protegerlo. 

 

De tal manera, el emblemático Parque Natural de Chiribiquete está cerrado para el público. Sin embargo, hay pocas personas que tienen acceso a este, entre estas Castaño-Uribe. “Yo creo que todavía no tenemos suficiente respeto como para mantener estos lugares, que más allá del vandalismo, que es muy grave y muy evidente, la presencia humana masiva termina alterando mucho las condiciones de un lugar, porque con ello se requieren infraestructura, servicios y permanente tránsito de gente.” menciona Castaño-Uribe en entrevista con BBC News Mundo. Es por ello que, al abrir el Parque al público se estaría arriesgando no solo la flora y fauna del lugar sino también el factor arqueológico de las pinturas rupestres, cultura que ha estado en proceso de investigación por 30 años. En torno al cuidado de Parques Nacionales Naturales en Colombia, se ha creado la comunidad #GuardianesdeChribiquete con el propósito de cuidar y mantener cerrado el Parque. Ser Guardián del Chiribiquete es comprender la necesidad de cuidar el territorio por cuestiones arqueológicas respetando su grandeza ecológica.

 

La Serranía de Chiribiquete ha estado escondida por miles de años, en este territorio habitan comunidades que han permanecido alejadas de la modernidad las cuales han demostrado su constante práctica cultural como uno de sus principios. Lo que demuestra que este territorio de comunidades indígenas colombianas se vería afectado si no se respeta su distancia de los grandes centros urbanos. Ello refleja la razón del Parque para permanecer cerrado, con el fin de proteger el hogar y la cultura de estos sujetos. Es interesante e importante investigar más sobre el territorio, su ecosistema y el componente arqueológico, pero en la medida como lo proponen los Guardianes del Chiribiquete, desde el respeto.  

Por otro lado, el Chiribiquete se vería en riesgo si no se estableciera un control estricto de las personas que entran; no solo se vería en riesgo por la fauna del lugar, en el momento que el ser humano juega con la naturaleza, sino por el maltrato al hogar de las comunidades y los animales de la zona. En consecuencia, la deforestación entraría con fuerza, acabando por completo la esencia de todo el ecosistema del territorio nacional.  

Más a fondo, en el Chiribiquete hay una gran variedad de especies, entre ellas varias son endémicas y otras se encuentran en peligro. En un lugar donde se encuentran cientos de especies de aves, peces y mamíferos es fundamental proteger a estas; no podríamos recuperar estas familias de animales si las perdemos. La Fundación Herencia Ambiental Caribe, dirigida por Castaño-Uribe y Cristal Ange, es una de las organizaciones que funciona con el propósito de investigar acerca del Chiribiquete a partir de expediciones, hechas por el arqueólogo, y fondos para crear conciencia de las comunidades locales y proteger el territorio nacional.  

Finalmente, no es sorpresa que el Parque Nacional de Chiribiquete es uno de los tesoros naturales del país, un lugar con un gran componente histórico, distintos ecosistemas, fauna y flora. Es fundamental investigar más sobre el territorio, pero debemos tomar medidas responsables, evitando el ecoturismo y limitando las personas que entran al Parque.  

Desde Foro Javeriano los invitamos a ser parte de este proceso de conservación de la cultura, fauna y flora desde los diversos programas que las instituciones públicas e independientes tienen para la protección de este maravilloso Parque Natural Nacional.  

Fuentes: Twitter Carlos Castaño-Uribe: @ccastanouribe, Facebook Fundación Herencia Ambiental Caribe: @FundacionHerenciaAmbiental, BBC News Mundo Chiribiquete: cómo es y cómo se descubrió la monumental “Capilla Sixtina” de la arqueología de América.