QUERELLANDO

#JaverianaSinSaludMental  

CARTA AL PADRE GIRALDO

Ignoraron un trending topic nacional. ¿Nadie se dio cuenta que nos dejaron en seen?  

Fuente: Archivo personal 

Por: Isabela Blanco y Orlando Buelvas

Querido Padre Giraldo:  

  

Primero, queremos presentarnos. Somos estudiantes de derecho de la Pontificia Universidad Javeriana, de su casa. Tenemos veintiún años y por fin estamos ad portas de obtener el título de abogados (si es que sobrevivimos a los preparatorios y terminamos la tesis, claro está).  

 

Creemos que somos javerianos de corazón, y ese amor que sentimos por la Universidad, junto con un profundo sentimiento de preocupación, nos incitan a escribirle esta carta. Nos hemos tomado el atrevimiento de hacerlo porque, a pesar de no conocerlo, tenemos muy claro quién es usted y un consejo suyo sería de gran ayuda. 

 

Trataremos de ser breves. Resulta que al día de hoy, estamos viviendo una pandemia. Un virus nacido en China, le dio la vuelta al mundo y nos cambió la vida a todos. Desde entonces, la educación es virtual. Eso significa que hemos abandonado las instalaciones de la Universidad, ya no vemos a nuestros profesores ni a nuestros amigos, y estamos todo el día sentados frente a un computador.  

 

Esta situación nos puso a todos contra la pared: nadie, ni los estudiantes, las directivas o los profesores, tienen un manual para afrontar esta situación. El nivel de estrés de los alumnos se disparó, pues para nosotros cada día es más pesado que el anterior. Escuchamos las clases, pero tenemos la cabeza en otro lado porque nadie sabe qué va a pasar. 

 

En medio de todo, las directivas decidieron suspender la semana de receso (el único descanso que tenemos en todo el semestre), decisión que no fue adoptada por ninguna otra universidad privada de Bogotá.  

 

Por otro lado, si sumamos las fatídicas noticias diarias sobre la cantidad de muertes, la creciente ocupación de las unidades de cuidados intensivos y los problemas personales de cada uno que nunca faltan, el resultado lógico es cansancio. Pero claro, hay que mandar el trabajo de la U porque sino, nos ponen 0. ¿Javeriano ayuda a javeriano?, gran frase.  

 

Por eso, decidimos unir nuestra voz en Twitter (una red social tremendamente popular) y hacerle frente a la situación. ¡Fuimos tendencia nacional! Iniciamos de a poco: uno, dos tweets, hasta ser el tema más movido del día en el país. Pero adivine; no pasó nada. Para nosotros, es imposible que las directivas no se hayan dado cuenta del suceso. Al final, nuestra facultad afirmó que supieron del tema cuando un estudiante lo mencionó en una reunión. Sino, ni por enterados se daban.  

 

Jum… Aun así, algunos profesores hicieron publicaciones en la misma red social criticando la iniciativa. Al parecer no tienen Twitter para ver los pronunciamientos de los estudiantes, pero sí para opinar sobre el tema.  

 

Nos venden gato por liebre. Todos sabemos que esta plataforma es la preferida, sobretodo por las personas mayores a nosotros porque allí pasa de todo: se comenta desde la actualidad nacional, hasta lo que sucede en Madagascar.  

 

Hemos intentado comunicarnos con ellos, por supuesto, y al menos nuestra facultad, nos ha regalado espacios de diálogo, eso debemos reconocerlo. Sólo que esta vez, la Universidad nos ignoró. Claro, hay quienes dicen que este no era el mecanismo para manifestar una inconformidad y hacer una petición. Pero lo que no nos cabe en la cabeza es que, justo en este momento en el que todos estamos tan “tecnológicos”, pendientes de las redes sociales y hasta de la última conferencia virtual que se hará en la conchinchina, el hecho de que nosotros hayamos sido tendencia nacional en Twitter haya pasado desapercibido. Pensemos ¿cuál es la probabilidad de que ningún miembro de las directivas de la Javeriana tenga Twitter, cuando esta es una de las redes sociales más populares en el mundo? 

 

Creo que la mayoría, sabía que con esto no se lograría conseguir el objetivo - tener semana de receso-, pero tampoco creímos que nos iban a ignorar. Un comunicado diciéndonos que esto no era posible hubiese sido una respuesta válida, al menos nos hubiera hecho sentir que el mensaje llegó a su destino. Pero así, sin más, como si nada hubiera pasado, nos dejaron en seen. 

 

Querido Padre Giraldo ¿qué podemos hacer? Esperamos con ansias su respuesta.  

  

Con admiración y respeto,  

 

Tus futuros abogados javerianos.