QUERELLANDO

2020-I

Nada nuevo

AMIGA DATE CUENTA: PARECEMOS MOSCA EN LECHE

“Defiende tu derecho a pensar porque incluso pensar de manera errónea es mejor que no pensar” 

Fuente: Archivo Foro Javeriano

Por: Isabela Blanco y Adriana Torres

Para nadie es un secreto que nuestros apuntes han salvado a más de uno. Y pesar de eso, sabemos que, en el futuro, es más probable que ellos tengan un mejor salario.  

 

Valientes aquellas que hemos tomado la decisión de querer ejercer esta noble profesión que, con los ojos tapados y con espada en mano, busca al fantasma de la igualdad. Sí, por fin tenemos un puesto en un salón de clases, ya nuestro voto es permitido en las urnas y los deberes del hogar son ahora responsabilidades compartidas. Logros, sin duda; aunque lamentablemente, se quedan cortos.  

 

No nos imaginamos que, en la práctica, la realización de nuestros sueños implicaría atravesar un camino de mayor dificultad y con más piedras que el de ellos. Sin duda, es frustrante saber que, en unos años, nos enfrentaremos a esa ventaja tácita que ellos gozan.  

 

Por supuesto, cuando del ambiente laboral se trata, la palabra vulnerabilidad no pasa por sus mentes, ni piensan dos veces en su código de vestimenta; mientras que nosotras, estamos expuestas a riesgos que, para ellos, no son comunes. La palabra mamá está en nuestro ADN, y seguimos atoradas en el molde que presume que nuestro más grande sueño es llegar a serlo; cuando en realidad, muchas de nosotras no encontramos nuestra liberación en una guardería.  

 

Esto no es cuestión de falta de preparación, porque de poder, podemos. Aunque sean pocas, algunas han logrado romper el techo de cristal y posicionarse dentro de los mejores. Basta con revisar el ranking actual de los mejores abogados categoría Banda 1 en Colombia según Chambers and Partners: trece mujeres, de setenta y cinco abogados. También, de los sesenta y ocho Magistrados de nuestras Altas Cortes, quince son mujeres. Matemáticamente, los resultados no nos sorprenden, nada nuevo. 

 

Ahora bien, estas proporciones no son del todo ajenas a nuestra realidad inmediata. Sin desconocer su increíble trayectoria profesional, la verdad es que no todas podemos vernos reflejadas en quienes escriben en nuestros tableros. No es casualidad que pocos hayamos tenido la suerte de ser alumnos de abogadas admirables, aunque muy reducidas en su número para un plan de estudios tan amplio. Afortunadas somos de verlas tomar la palabra. A todas ellas, gracias por ser una inspiración para nosotras y proyectarnos un modelo de vida que demuestra que es posible tener a seat on the table. 

  

“Cuando las niñas vean a otras mujeres haciendo este trabajo sentirán que ellas también pueden hacerlo ” - Xian Zhang 

 

Esta profesión sigue en deuda con nosotras. Pero ¡Ey! No nos malinterpreten: nuestra intención no es invertir los papeles, pues no tendría sentido luchar contra una desigualdad escogiendo un nuevo blanco para disparar. Esto no es la ley del Talión ni el juego del gato y el ratón; mucho menos un asunto de un único ganador. Solo buscamos que la palabra equidad adquiera sentido.  

 

En fin, son muchas las cosas que deberían cambiar, y no a regañadientes. No lo tomen como un capricho ni como un regaño: tómenlo como una invitación para empezar a hablar de dos.  

 

 

Amiga, ¿ya te diste cuenta?