ESPECIAL

2019-II

Jóvenes Javerianos nos hablan de su trayectoria

¿A QUÉ SE DEDICA UN ABOGADO JAVERIANO MENOR DE 35 AÑOS?

Foro se reunió con 3 jóvenes egresados de nuestra facultad que se han destacado en diferentes sectores laborales. Miguel Samper, Sarah Coral y Santiago García nos relatan un poco de su experiencia.

Por: Angie Picón, Juan José Díaz, Pablo Güete

Miguel Samper Strouss: Nos contó que durante su pregrado publicó el libro "ABC del Referendo en 2003", que explicaba el primer referendo hecho en Colombia y que había sido convocado por el expresidente Álvaro Uribe. Aunque la mayor parte del referendo no se aprobó, Samper agotó su primera edición en una semana. Además, fue director de Foro Javeriano desde octavo semestre hasta que se graduó. Dice que en Foro se dedicó a hacer una remodelación de la imagen del periódico y que hacían investigaciones muy perspicaces que muchas veces no les gustaban a los directivos de la facultad, pero asegura que eso es precisamente lo valioso de la Javeriana, que enseña a ser un líder para el mundo.

Samper fue un estudiante de derecho sobresaliente. En la Javeriana, además de publicar el libro y ser director de Foro, ganó el Premio al Mérito Académico. Cuando se graduó, trabajó en una firma de abogados porque le decían que ese era el mejor ejercicio de la abogacía, pero descubrió que eso estaba muy alejado de la realidad, pues para él, es necesario estar más en contacto con la gente para ejercer bien el derecho.

Luego fue becado para una maestría de derecho y economía en la Universidad de Nueva York, y también hizo una maestría en derecho internacional y comparado en la Universidad Nacional de Singapur. Al regresar, fue elegido director ejecutivo de la Corporación Colombiana Para La Vigencia del Derecho Internacional Humanitario- Vivamos Humanos, que en un principio se dedicaba a promover el intercambio humanitario y tras su llegada, a pensar cómo sería una transición hacia un país en paz.

En 2010 fue nombrado director de justicia transicional del Ministerio de Justicia e Interior, quedando a su cargo todos los temas que tenían que ver con víctimas o victimarios en el Congreso, incluyendo el impulso a la aprobación del proyecto de ley de víctimas. En octubre de 2012 pasó de la dirección al viceministerio de Promoción de la Justicia, donde estuvo encargado de los mismos asuntos. En abril de 2015 fue designado director de la recién creada Agencia Nacional de Tierras y estuvo en el cargo hasta el 7 de agosto del 2018, cuando terminó el Gobierno Santos.

Miguel dice que cuando la gente se empieza a enfrentar al mercado laboral tiene muchas opciones, así que aconseja a los Javerianos probar muchas cosas en diversos sectores hasta encontrar lo que realmente los haga felices. Les recuerda que lo más importante desde cualquier posición de liderazgo es defender los intereses que más le convienen a la ciudadanía y tomar decisiones a conciencia, sabiendo la responsabilidad de saber que en este país lo que se necesita es no dejar que se profundicen más diferencias sociales que nos han marcado y que fueron las que generaron un conflicto armado. 

Sarah Coral Cadena: Es abogada Javeriana con una especialización en derecho penal en la Universidad del Externado y está a punto de terminar su maestría en derecho con énfasis en sociología y política criminal en la Universidad Nacional de Colombia. Su experiencia profesional ha sido muy variada. Inició su carrera profesional en derecho administrativo y liquidatario, tema que no era de su agrado, pero en el cual empezó pues sus papás tenían miedo de que se dedicara al derecho penal. A los 6 meses empezó a trabajar en un Juzgado Penal Municipal, luego en el Consejo Seccional de la Judicatura y en la firma Miguel Córdoba Abogados, para finalmente trabajar en la Jurisdicción Especial para la Paz desde el año 2017. Hoy en día trabaja en la Sala de Amnistía o Indulto como asesora del equipo de uno de los magistrados de dicha Sala. Llegar a la JEP según ella, fue cuestión de ganas. Una amiga, que sabía que estaba preparada para éste, la llamó para iniciar tal camino.

Sarah nos explicó que salir del circulo académico al escenario laboral es algo muy complicado. Dice que pasar de la comodidad de la Universidad es muy difícil y que el cliché de que todo lo que se enseña en la Universidad no sirve en la práctica, es cierto. Realmente se aprende en “la calle”. Para ella, lo más complicado fue haber empezado en algo que no le gustaba, pero que todo fue más fácil cuando encontró lo que le apasionaba.

Se describe como una mujer feminista, que también ha sufrido las discriminaciones y brechas para las mujeres. Le molesta ver que el derecho penal siga siendo masculino, donde las mujeres tienen poca cabida.

 

Le preguntamos sobre el miedo que sienten todos al momento de graduarse y salir a enfrentarse a la vida laboral. Sobre ello reflexionó y manifestó que siempre tiene que haber miedo a la hora de enfrentarse a un nuevo reto. Expresó que en la vida laboral el miedo ya no va a ser perder una materia, sino por ejemplo en su área, asumir “la libertad” de una persona. Por lo tanto, lo importante, según ella, es la manera como se afronta el miedo y destacó la importancia de utilizar ese miedo, tomarlo como una herramienta para descubrir las fortalezas de cada uno y así, afrontarlo. Además, dice que es fundamental, en el ejercicio profesional, recordar por qué se está ahí y a quién se está tratando de ayudar. En su caso, siempre tiene presente su creencia en la paz, en una nueva comunidad con estándares diferentes, donde no haya posiciones ni diferencias que nos hagan matarnos los unos a los otros. Cada vez que recuerda eso, dice que afrontar la carga laboral es mucho más sencillo.

Para finalizar, aconseja a los Javerianos tratar a los demás como iguales, nunca creer que son superiores por tener un conocimiento más amplio, ser Javerianos o cualquier otra situación. Para ella, el conocimiento y la experiencia que cada persona tiene o ha vivido es inmensa, y compartir eso es lo que nos hace mejores seres humanos. Dice que debemos entender que todos somos parte de una construcción colectiva y no una individual. Como conclusión, su mensaje a los futuros egresados de la facultad es antes de ser buen profesional, lo más importante es ser buena persona. 

Santiago García: Es abogado Javeriano, nos contó que trabajó durante su pregrado en la Fundación Restrepo Barco, en temas de Derechos Humanos, con Fernán Bejarano en temas de tierras. Su primera experiencia profesional fue en la firma Gómez-Pinzón Zuleta en el área de fusiones y adquisiciones. Para él, lo más complicado fue trabajar en un área de la que poco se aprende en la Universidad, pues, aunque la formación en obligaciones, sociedades y contratos es bastante sólida, los aspectos prácticos del M&A y las transacciones trasnacionales eran totalmente desconocidos.

Hoy en día trabaja en la Corte Constitucional y nos habló de su trayectoria para lograr llegar hasta ahí. Relató que en GPZ conoció y trabajó con el entonces socio Alejandro Linares-Cantillo, quien luego lo llevó a la Corte, pues conocía de su interés por el derecho constitucional. Dice que lo más importante de una trayectoria profesional es aprender, tener mucha humildad y disposición para afrontar temas de los que uno poco sabe, un poco de ensayo y error. Luego de ser un “junior” en GPZ, lo cual, según él, es un ‘servicio militar’ de los abogados, tuvo el honor de trabajar con Juan Carlos Esguerra, donde pudo aprender más de litigios, derecho administrativo y derecho constitucional, para luego regresar a trabajar con Alejandro Linares cuando fue elegido. Hoy en día está ahí, consciente de que le falta mucho por aprender y demasiado por hacer aún.

Santiago dice que siempre le llamó la atención la Corte Constitucional pero que, sin embargo, cuando uno se gradúa se da cuenta que no existe tal cosa como un ‘plan de carrera’ laboral. Para él, las oportunidades van llegando cuando uno menos se lo espera y nos da como ejemplo que trabajando en M&A nunca hubiera podido prever terminar trabajando en la Corte Constitucional.

Para finalizar, le preguntamos sobre sus metas a corto plazo al momento de graduarse y nos dijo que sus objetivos eran aprender a ser abogado y poder aprender a hacer un trabajo práctico con los conocimientos adquiridos en la Universidad, sin alejarse de los temas académicos debido a que quería en algún momento poder dedicarse a temas de derecho público.