CONSTRUCTIVAS

“Yo no soy mucho de hablar, pero hago un esfuerzo para poder contar mi historia

A DIOS ROGANDO Y CON EL MAZO DANDO

Foro Javeriano expone la historia de un joven llanero que a pesar de no haber nacido con muchos lujos, el empuje de sus padres y su abuela sembraron en él una semilla de emprendedor. 

Por: Emilio Navarro Jacobsen 

Cuando me propuse escribir este artículo pretendía que el protagonista fuera la narración más que la historia sin embargo, después de hablar con Juan Sebastián entendí que eran sus palabras las encargadas de relatar los hechos. Por eso me limito a transcribirlas. 

 

1. ¿Cuál es su historia? ¿Quién es usted? 

 

Mi nombre es Juan Sebastián Aguilera Díaz, nací en el año 95 aca en el municipio de San Martín en el departamento del Meta. Soy 100% Sanmartinero a mucho honor y mucho orgullo. 

 

Me crié en el núcleo de una familia muy unida, mis padres y mi abuela siempre nos han apoyado a mis hermanos y a mi. No somos una familia que se puede dar lujos pero por el empuje de mis padres nunca me ha faltado un plato de comida en la mesa. 

 

También creo que fue por ese ambiente en el que me formé; viendo a personas verracas y trabajadoras que yo termine con esa venita de emprendedor. Desde que tengo 15, 16 años respondo por mi, me gusta tener las cosas por mi propia cuenta. 

 

2. Cuénteme del emprendimiento que tiene de la Harina de arroz. 

      

Mis bisabuelos Don Anselmo y Dona Bersabeth fundaron en su momento una empresa de alimento “De los trigos” pero concretamente, fue en 2016 cuando mi abuela me propuso montar el negocio de la harina de arroz, para ser sincero yo no estaba muy seguro, ni siquiera sabía la diferencia entre harina de arroz y de trigo. Ella me explicó la oportunidad de negocio, pues en toda la región solo existía una empresa que producía y no daban abasto. 

Decidimos lanzarnos al agua y en julio de ese año compramos el primer horno. Fue así como se creó la marca “San Martín la mejor”. 

 

3. ¿Qué significa su abuela para usted?, cuénteme de ella 

 

Mi papá murió en 2011 y desde ese momento ella fue como un padre para mi. Mis tres hermanos y yo, somos sus únicos nietos y ella por nosotros lo daba todo. 

 

Ella murió en mayo pero reflexionando caigo en cuenta de que no le guarde mucho luto porque en vida yo le cumplí mucho. Ella fue testigo de mi constancia y sacrificio con el negocio, supo cuántas mañanas madrugué y cuantas noches trasnoche por no quedarle mal a un solo cliente y eso fue, desde mi perspectiva, su mayor orgullo. 

Como el dicho que dice que cuando los padres se van solo le dejan a uno el estudio y enseñar a trabajar, pues ella a mi me enseñó a trabajar. 

 

4. ¿Qué tantas oportunidades ha tenido usted como emprendedor? ¿Se puede aspirar a recibir algún tipo de asesoría? 

 

Digamos que empezar nunca es fácil, cuando uno comienza a menos que tenga de entrada un capital importante es difícil formalizarse. Por eso los primeros cuatro años fueron de perseverancia, perseverancia pura y dura, porque las oportunidades se cierran. Uno no puede aspirar a capacitaciones o alguna ayuda de la gobernación.  

Con orgullo de la labor cumplida, puedo decir que hoy somos una empresa 100% formalizada. 

 

5. ¿Cuáles son su metas personales y con el proyecto que tiene? 

 

Una de mis metas personales es terminar la carrera. Estoy estudiando contaduría pública, voy en sexto semestre y ando muy amañado. 

 

Además de eso, junto a mi mama y mi novia empezamos un emprendimiento hace 3 meses de carnes al barril, le tengo mucha fe a ese proyecto pues realmente me apasiona. 

 

Cuando me pregunta sobre el negocio de la harina de arroz es chistoso porque hace dos años le hubiera contestado que eso no iba para ningún lado, sinceramente me parecía que era trabajar mucho para lo poquito que dejaba. Ahora yo creo que y se que ese es mi presente y mi futuro, mi meta es vender en almacenes de cadena. 

 

6. ¿Cómo se ve en 5 años?

 

Primero que todo me veo con mi cartón profesional, pero yo no creo que me sienta agusto con un jefe encima. Yo soy un emprendedor nato. 

 

En 5 años aspiro que ya haya dejado de ser “el muchacho de la harina de arroz” y que la empresa “San Martin la mejor” sea conocida por un catálogo de diferentes productos y sobre todo por su excelente calidad. 

 

7. ¿Qué consejo daría para alguien que quiera emprender? 

 

El consejo está algo gastado pero es muy cierto y yo mismo lo entendí hace poco.  

 

Si le gusta algo empiece. 

 

Cuando empezamos con el negocio de las carnes al barril no teníamos muy claro cómo funcionaba la vaina, vendíamos poco pero vendíamos y con eso que ganamos hicimos un curso para aprender bien todo el proceso y  hoy en día, el producto es 100 veces mejor. 

 

Creo que es importante buscar siempre cómo mejorar, cómo entregar un mejor producto y moldear la idea a las necesidades que el negocio requiera.