OPINIÓN

¿SUBSIDIEMOS LA VIOLACIÓN?

Por: Adriana Torres 

Una nueva iniciativa fue puesta sobre la mesa del Congreso y esta vez es liderada por el senador John Milton Rodríguez. Este proyecto de ley busca disminuir el número de abortos en nuestro país mediante la entrega de un mínimo vital a aquellas mujeres que decidan tener un hijo producto de una violación.

 

¿Realmente disminuirán los abortos?

 

Lo cierto es que no. Para entender esto hay que analizar el problema más a fondo. Desde 2006 nuestra Corte Constitucional creo precedente frente a los derechos reproductivos de las mujeres y bajo 3 causales el aborto ha sido despenalizado en nuestro país. Dentro de estas causales taxativas esta la posibilidad que tienen las mujeres victimas de una violación de poder interrumpir su embarazado de manera segura y legal. Sí bien es cierto que en Colombia un porcentaje considerable de abortos suceden en razón a esta causal es necesario conocer algunas cifras para darnos cuenta de lo peligroso que puede llegar a ser esta iniciativa.

 

Lo que esta proponiendo nuestro senador cristiano es que les ofrezcamos a las mujeres víctimas de violación una cantidad de dinero para incentivarlas a no abortar. Algo así como un premio por no abortar. El problema es que este mínimo vital que parece ser inofensivo realmente impedirá que las mujeres puedan tomar una decisión de forma libre e informada. Como bien dice nuestra Constitución; toda mujer embarazada debe ser protegido en sus derechos y el Estado le brindará apoyo social y económico. La ayuda económica a las mujeres embarazadas no esta supeditada a si la mujer decide o no ejercer sus derechos sexuales y reproductivos; es un derecho constitucional y punto.  

 

Según cifras del Instituto de Medicina Legal entre enero y mayo del 2020 el 43,4% de los abortos realizados fueron acobijados por la causal de violación. De los 7,500 procedimientos, más del 80% fueron realizados en menores de edad en su mayoría población indígena y afro en situación de pobreza. Lo que quiere decir que en la mayoría de los casos quienes acuden a esta causal para interrumpir su embarazo son mujeres de escasos recursos y en su mayoría en situación de vulnerabilidad.

 

Lo que realmente va a suceder si esta iniciativa termina saliendo a flote es que las cifras de abortos clandestinos aumentarán. Ya que, la mayoría de las mujeres que abortan en razón a la causal de violación son mujeres de escasos recursos y por supuesto que un subsidio parece ser un buen incentivo a simple vista, sin embargo, es posible que las mujeres aún quieran seguir abortando, habiendo recibido este incentivo; razón por la cual se verán obligadas a acudir a la clandestinidad. Estudios de la Organización Mundial de la Salud han demostrado que no importan las barreras creadas por los gobiernos para acceder al aborto; esto no es un factor para que disminuyan. Las mujeres seguirán abortando sin importar los obstáculos. 

 

Al final no disminuirán los abortos, disminuirán los abortos seguros. 

 

¿Es un retroceso?

 

Por supuesto que sí. En 2006 las mujeres colombianas ganamos una batalla que llevábamos perdida por años y desde ese entonces la Corte Constitucional se ha encargado de que en Colombia veamos el aborto no como un delito sino como el ejercicio de un derecho sexual y reproductivo de las mujeres. Sin embargo, lo que la Corte nos otorga el Congreso nos lo quita y esta vez se trata de poder acceder a un aborto de forma LIBRE. No tienen por que existir barreras, ni estigmas sociales, ni mucho menos una cantidad de dinero que pueda impedir que las mujeres podamos acceder a un derecho. Una iniciativa que busca que las mujeres no ejerzan un derecho es despreciable.

 

Ahora bien, cuanto dinero se les ofrecerá a estas mujeres; ¿Cuánto cuesta que a una mujer la violen? Creo que ni toda la plata del mundo puede compensar que a una mujer la violen. Pagarle pañales o un colegio jamás compensará el daño psicológico que implica una violación e intentar minimizar esta situación a una cantidad de dinero también es despreciable. Es desconocer todas las repercusiones que hay detrás de una violación. 

 

Otras soluciones…

 

En vez de meter mano en una decisión que es absolutamente personal de cada mujer por qué no crear leyes que busquen erradicar la violencia sexual o que busquen combatir la impunidad frente a estos casos. Por qué no apoyar causas sociales que buscan darle un acompañamiento a estas victimas; mientras tanto, dejen a las mujeres abortar libremente.