EN EL HUECO

Las alcancías verdes se apoderan del país

MARIO CASTRO: FUNDADOR DE COINK

Foro Javeriano tuvo la oportunidad de charlar con Mario Castro, socio fundador de Coink, una empresa que busca representar el ciclo de vida de las personas mediante un producto que ofrece servicios financieros.

EDICIÓN copy.png

Fuente: Archivo personal de Mario Castro

Por: Eduardo Aldana, Santiago Ardila y Juan Pablo Prieto

Foro Javeriano: ¿Cómo nació Coink?

Mario Castro: Originalmente los socios fundadores no teníamos una idea central, pero teníamos la espinita de crear algún emprendimiento que estuviera enfocado a tratar de mejorarle la vida a las personas de la base de la pirámide colombiana. Yo trabajaba en el sistema financiero tradicional, entonces siempre estuve inclinado a las finanzas y a la inclusión financiera apalancada de la tecnología. Uno de los socios originales tuvo la excelente idea de apalancarse en el concepto de la alcancía. La alcancía es algo que todo el mundo conoce y es algo que sería medianamente fácil de explicar, entonces, a partir de eso, hicimos una conexión muy sencilla entre la vida financiera de las personas. Realizamos una similitud de la vida de un ser humano, que debería arrancar gateando en vez de salir a correr de una. Nosotros pensamos que una persona debería arrancar por el ahorro antes de empezar a endeudarse y otros procesos un poco más complejos.

 

F.J: ¿En qué etapa se encuentra Coink actualmente (gateando, caminando o corriendo)?

M.C.: Tenemos cuatro etapas que van atadas a los procesos en los cuales vamos acompañando a nuestros usuarios. La primera, es una etapa de ahorro con propósito, en la cual queremos que las personas se enamoren de Coink, por su funcionalidad de ahorro. La segunda, es tratar de incentivar el consumo responsable, que ese ahorro con propósito le genere beneficio al individuo. La tercera, una posibilidad más estructurada de gastar la plata. Queremos que la gente en Coink tenga la posibilidad de invertir, en temas como educación, fondos de inversión colectiva, en cripto activos, que puedan pagar servicios públicos y adquieran seguros. Cuando yo sé que tú ahorras, sé que tienes un consumo responsable, y cuando sé en qué inviertes, ya te puedo prestar plata; el crédito es la cuarta etapa. Coink quiere que el viaje sea justo, que sea progresivo y que sea con acompañamiento verdadero, no solo en discurso, sino en funcionalidad.

 

F.J.: ¿Cómo han levantado capital? ¿Cuántas rondas de inversión han tenido?

 

M.C.: Se ha hecho como nos toca a los emprendedores. Es un proceso probabilístico en el cual se arranca contándole esta historia a unos amigos cercanos o familiares, que confían en uno. Después se debe ampliar el círculo para ir escalando de nivel y encontrarse con personas con un poco más de capital, que están dispuestas a arriesgar un poco más en emprendimientos de riesgo. Acto seguido, empiezan los procesos de rondas con fondos de inversión más estructurados y profesionales. Coink ha tenido tres rondas interesantes y actualmente nos encontramos en una cuarta, para hacer el salto de billetera digital vigilada por la Superfinanciera a compañía de financiamiento.

 

F.J.: ¿Qué tan amigable es la regulación financiera con el emprendimiento?

 

M.C.: Hacer amigable la regulación es responsabilidad de uno mismo, pues las reglas están claras. Si estás dispuesto a jugar con base en las reglas que te muestra la Superfinanciera tú sabes a qué te atienes. A mí me gusta todo el tema de regulados, me gusta que mis usuarios se sientan cómodos y que tengan confianza en la aplicación. Siempre lo he dicho, veo a la Superfinanciera como un excelente consultor.

 

F.J.: ¿Qué tan grande es el volumen de depósitos en las alcancías? ¿Es su ingreso principal?

 

M.C.: Se están depositando 1.000 millones de pesos mensualmente. Tenemos 100 marranos y queremos llegar a 250 rápido. Es una cifra impresionante y logísticamente demandante, pues la operación es exigente. Es muy interesante lo de las alcancías, sin embargo, el análisis es constante y buscamos optimizar la relación entre aportes en los marranitos y recargas digitales.

 

F.J.: ¿Cómo es el manejo de los temas jurídicos en Coink?

 

M.C.: A modo anecdótico, la cuarta persona que entró a la compañía, en un proceso colaborativo, fue Darío Laguado (profesor de Sociedades en la Javeriana). Darío es muy amigo mío y socio de Coink. Fue quien estructuró la parte jurídica societaria en un principio, la cual fue muy demandante entre los socios y la Superfinanciera para mostrar todo lo que queríamos hacer. Tenemos una firma de abogados llamada CMM y nuestro abogado de cabecera es el doctor Jorge Mendoza, también Javeriano; él maneja prácticamente todo con su equipo. En el camino hemos contratado diferentes abogados y nos hemos tenido que asesorar en la parte tributaria, laboral y societaria; ha sido un viaje jurídico muy interesante. Creo que se necesitan cada vez más abogados que piensen como empresarios y más empresarios que piensen como abogados. Eso le facilitaría la vida a todo el mundo. Es importante que los fundadores de empresas sepan de dos cosas: contabilidad básica y temas legales. Nos hemos hecho una mini maestría en derecho con Coink.

 

F.J.: ¿Cómo proyecta el ecosistema colombiano de startups -particularmente de Fintech-? ¿Por qué se ha presentado un auge en los últimos años?

M.C.: A Colombia le pueden caber unos 20 o 30 neo-bancos más. El 70% de los colombianos no tienen acceso a crédito, esa cifra lo dice todo. Pienso que es un ecosistema que, desde el emprendedor, se está robusteciendo muchísimo y hay mucha gente muy buena y talentosa sacando cosas. Sin embargo, desde el inversionista está un poco quedado, en Colombia no se ha profesionalizado el tema de la inversión en capital de riesgo. Tal vez por nuestra estructura socio-cultural-política-religiosa somos personas adversas al riesgo. Acá los inversionistas buscan un gran porcentaje de la compañía en las rondas de inversión, mientras que en Estados Unidos es lo opuesto. Hay muchas oportunidades, cada proceso puede mejorarse, creo que lo que se ve y se usa hoy, en cinco años ya no va a existir. Creo que se está cerrando un ciclo que se podría llamar Sistema Financiero 1.0, Fintech 2.0 y se viene una revolución de Defi y de Open Banking que va a cambiar absolutamente todo. Oportunidades hay todas, se necesitan buenos fundadores -íntegros y completos- que tengan la posibilidad de defenderse en todo. Ojalá tengamos estabilidad jurídica, gubernamental y política.

 

F.J.: ¿Cree que el cliente potencial cambia en el momento de hacer su transición a compañía de financiamiento?

 

M.C.: Nos basamos en un segmento de usuarios jóvenes en Colombia para la creación del producto. Sin embargo, hemos creado productos que son transversales a la población en general. Todo el mundo quiere ahorrar, pagar el semestre de sus hijos para que puedan estudiar. Por eso hemos hecho procesos de expansión en diferentes ecosistemas: primero universidades, ahora estamos en centros masivos de transporte como Transmilenio, el Metro en Medellín y el Mío en Cali. Si bien el producto está construido para la gente joven, el ahorro es una necesidad absolutamente transversal a todos en el país; es también la razón por la que construimos las alcancías, porque no tienen barreras cognitivas, geográficas o culturales.

 

F.J.: ¿Qué cree que le puede faltar a la juventud en Colombia para poder encaminarse a una proyección profesional de la talla de David Vélez?

 

M.C.: No es responsabilidad exclusiva del estudiantado. Se necesita que la academia, el Estado e incluso el ambiente tributario y las redes de inversionistas estén alineados para generar un ecosistema de cultivo que permita proliferar a las personas que quieran arriesgar su vida profesional para sacar cosas adelante. Creo que la curiosidad es más potente que la inteligencia. A esa persona que tiene algún ruidito a las tres de la mañana le diría que explote su curiosidad, que no se quede en su facultad hablando con los mismos cinco amigos, sino que suba la montaña y hable con personas de todas las carreras; así se empieza a entender que el mundo no gira alrededor de uno. Si lo hacen, estoy seguro de que salen con una red hermosa de ideas, contactos y posibilidades de hacer cosas grandes. Estudien, pero también sean curiosos y nunca pierdan ninguna oportunidad de conversar con la gente, así sea con el más loco y el más raro.

 

F.J.: ¿Para usted cómo está el ahorro en Colombia? ¿Por qué eligieron las universidades?

M.C.: El ahorro está mal, la gente vive con lo justo. No hay facilidades de ahorro para la base de la pirámide. Arrancamos en las universidades primero porque creemos que su generación es diferente y más consciente por tener beneficios para sí mismos. Segundo, porque nosotros queríamos salir a probar con un público que acepta los errores como lo son los estudiantes, una prueba piloto controlada que necesitábamos hacer.

FJ: ¿Qué tan buena acogida ha tenido Coink en otras ciudades?

M.C.: Ha sido supremamente satisfactorio. Por ejemplo, la persona del Eje Cafetero es más propensa al ahorro que la persona de Bogotá. Bogotá es una plaza gigante, muy potente y nos va muy bien, pero Medellín, el Eje Cafetero y Cali son impresionantes. Los siguientes lanzamientos van a ser en Bucaramanga, Barranquilla y Cartagena. La gente agradece la posibilidad de ahorrar.

Desde Foro Javeriano le deseamos muchos éxitos.