ACTUALIDAD

Luego de 25 años de su cruel asesinato me tomo el atrevimiento de escribir un breve artículo donde logro entregarles una pequeña fracción de realmente quien fue:  

ÁLVARO GÓMEZ HURTADO

Fuente: Archivo personal

Por:  Daniel Stand

El pasado 30 de septiembre la JEP anunció a la opinión pública que había recibido una carta en representación del antiguo Secretariado de las Farc-EP. Con este escrito asumieron la completa responsabilidad en 6 homicidios, entre ellos el del líder político Álvaro Gómez Hurtado.

  

Teniendo en cuenta esto, y que además se acerca el cumplimiento de los 25 años de su cruel asesinato, vale la pena recordar Quién fue Álvaro Gómez Hurtado 

Estadista, intelectual, periodista y político, estas son algunas de las palabras que podrían utilizarse para describir al líder conservador. Hizo lo que muchos no han podido hacer desde una posición política. Algunos se atreven a afirmar que lo único que le faltó, fue ser Presidente de la República.  

La historia de su vida comenzó el 9 de mayo de 1919 en medio de una familia netamente conservadora. Su padre fue Laureano Gómez, vigésimo cuarto Presidente de la República y uno de los grandes líderes conservadores para la época. Estudió la carrera de Derecho en la Pontificia Universidad Javeriana, de donde se graduó en 1943 con una tesis sobre la influencia del estoicismo en el derecho civil.  Fue un hombre virtuoso y netamente estudioso de cualquier materia. Llegó a dominar 4 idiomas a la perfección (inglés, alemán, italiano y francés) e incluso, incursionó en el arte con ilustraciones que se vieron reflejadas en los tableros de sus famosas clases magistrales.  

 

Gómez Hurtado, fue elegido a los escasos 18 años como concejal de Engativá, y desde ahí empezó con la vena política que lo llamaba de tiempo atrás. Luego, continuo con otro periodo en el Concejo de Bogotá y fue Congresista durante casi 30 años. Conservador desde la cuna, pero abierto a espacios de diálogo y desarrollo, tal y como afirma su hijo Mauricio, que lo recuerda como “la persona más liberal y abierta” que ha conocido.  

Uno de los hechos que marcó su vida fue su secuestro por parte del M-19 en el año 1988. Estuvo en manos de esta guerrilla por poco más de 50 días. Durante el cautiverio alcanzó a cruzar varias cartas con los líderes del M-19 tocando diferentes temas, entre esos la desmovilización de esta guerrilla. Logrando así, demostrar ese carácter conciliador que lo definía. Una vez liberado dedicó gran parte de su vida en pro de la paz en Colombia. Participó en las mesas de dialogo llevadas a cabo en la “Cumbre de Usaquén”. Siendo este el primer paso para que finalmente las guerrillas del M-19 y el EPL entregaran sus armas.

  

Álvaro Gómez, pasó entonces los años en medio de debates presidenciales y escribiendo editoriales en el diario El Siglo (fundado por su padre, hoy en día conocido como El Nuevo Siglo) en donde contradecía y criticaba a los gobiernos de turno. En 1991, se forjó un movimiento juvenil que pretendía un cambio que transformaría al país, del cual el Dr. Gómez no podía quedar por fuera. 

 

Gómez Hurtado fue elegido constituyente con la cuarta votación más alta. Entre sus más grandes aportes a la Constitución de 1991 se encuentra la elección popular de los alcaldes, la conformación de la Fiscalía General de la Nación y la Procuraduría General de la Nación, el reconocimiento de los derechos humanos y logró establecer la finalidad del Estado de garantizar la paz y el ambiente sano. 

 

Como tristemente suele pasar en nuestro país, Álvaro Gómez Hurtado fue silenciado el 2 de noviembre de 1995. 25 años han pasado y no hay certeza de quienes fueron los autores de este crimen. A estas alturas, el caso sigue en los estrados judiciales y actualmente se enfrenta a una posible revisión por parte de la JEP.  

 “Esperamos a que haya tanto cambio, que yo pueda decir aquí que mi revolución es el desarrollo”, -Álvaro Gómez Hurtado 

Posdata: Les recomiendo que le echen una revisada al debate llevado a cabo entre Luis Carlos Galán y Álvaro Gómez Hurtado (ambos javerianos y precandidatos a la presidencia en ese entonces), que además de ser el primer debate presidencial televisado en Colombia, es una excelente muestra de dos de los más grandes políticos que perdimos los colombianos. (Disponible en Youtube)